martes, 10 de noviembre de 2009

Una réplica de nostalgia

Las cosas ya están escritas... a lo menos todo así parece.
Los sistemas sociales ya dominan a su antojo a nuestra sociedad, los Estados ya no se conforman según la voluntad de las personas, sino que ellos amenazan y amedrentan al que se supone el pueblo, teniendolos a todos bajo una anestesia permanente de poca acción en sus vidas. Las fuerzas policiales, armadas y otras actúan bajo órdenes de supeiores, convirtiéndose en la más fiel utopía de cualquier persona que desee controlar a otro humano, que te obedesca sin cuestionar. Un mundo en el cual la espiritualidad se conforma bajo los estándares que sean más cómodos para las personas, y vivr el presente sin proyectarse a nada es lo más común, fácil y efectivo que se realiza para vivir "feliz".
Un mundo donde los burgueses hacen y deshacen, con una sociedad dormida que reclama y cede ante las desiciones de falsos líderes que se hacen representativos por carisma y no por actos, fe o motivaciones. Siendo los mismos de siempre, los mismos de hace 200 años, los hijos de los hijos, conservando el poder que desde su naciemiento se han creído el cuento de que son los elegidos para gobernar, mandar y someter a la población, cuando en realidad, si han sido tan capacitados para realizar dichas acciones ¿por qué tienen contruido un mundo tan como las pelotas? Es algo que no logro explicarme, pero más aún ¿Por qué a muchos los escoge la gente? ¿Realmente nadie lo ve, o será que existe una alta sugestión en mi amnera de ver el mundo?
Actualmente la gente depende de todos los medios que se inventen, como los celulares, la internet y otros más, siendo que hace 50 años atrás eran completamente innecesarios...
Cuando veo al mundo racionalmente, me doy cuenta que de racional tiene bastante poco, que realmente reir y hacer reir es un método de ayuda para hacer de esta estadía en un mundo cada día más mierda sea más grata y placentera, pero de verdad, si se trata de traer hijos a este mundo que ya en mis escasos 21 años me parece tan abominable, no quiero que vidas inocentes se pierdan ante una realidad que amenaza con consumir a cada persona como un vil agente de producción, y no como seres tan hermosos, que poseen la capacidad de amar, dar vida y más aún, conservarla.
Creo que buscar la alegría en los demás, conseguir sonrisas y brindar abrazos son parte de las cosas más bellas que podemos entregar en esta vida, un trabajo hermoso que no es digno de recibir dinero, ya que eso lo opacaría y lo haría recaer en el mismo círculo vicioso en la cual se sumerge este mundo, descuidadndo sus bienes más preciados, que así como un tesoro olvidado ha sido enterrado en el fondo de la arena y en un mapa perdido, olvidado para la eternidad y evocado por unos pocos locos que aún mantienen la cabeza sobre los hombros.