martes, 19 de julio de 2011

Tiempo para mi


Ya estando avanzadas las movilizaciones contra el sistema de libre mercado de la educación chilena actual, mi vida se a vuelto a apoderar de mi...
El año pasado dediqué harto tiempo a estudiar como el gobierno debilitaba cada vez más lo poco y nada de educación pública que va quedando en el país, pero reuniones, protestas y propuestas se vieron cada vez más debilitadas y los ánimos propios bajan aún más cuando vez que pareciera que las personas no toman el peso de lo que les estás presentando, pero ahora eso cambió... Ahora las marchas son coloridas, tienen batucadas, danzas, folkclore, música, disfraces y tantas cosas más, se ha transformado en un carnaval de colores en donde lo importante es informar y difundir a la población para exigir en conjunto la educación que nos pertenece y nos es propia por derecho. Sin embargo, no he tenido un papel muy protagónico que digamos ahora, más allá de ir a las marchas, actos culturales e informar a mis familiares y conocidos (actos que a mi juicio deberían hacer todos), y he comenzado a recuperar ese tiempo que el cumplir con el resto de mis "deberes" como vicepresidente de la carrera me quitó, como el practicar parkour constante, trabajar en el super, pasar más tiempo con mi familia, volver a taekowndo, salir con mis amig@s y caminar tranquilo por la calle sin estar quitándole tiempo a mi polola que siempre me ha acompañado en todo. Han vuelto mis ganas por leer libros, practicar con la guitarra y el teclado, hacer arte y ver películas, conectarme más con la naturaleza y viajar mucho más, donde el viento me lleve! jajaja.
Me encanta reencontrarme conmigo, saber que sigo ahi y que muchas veces me olvido por seguir el ajetreo del sistema donde gobiernan los ricos y uno es un producto más.
Lo bueno de no ser de esos de arriba, es que las cosas más sencillas las disfrutas más, las valoras de otra forma y tienes la capacidad para vivirlas a fondo, cómo ese pastelito que compraste con el vuelto del pan o esa caminata por los suburbios que los adinerados tanto temen y no saben que es una calzada segura donde pasea la familia y la brisa de las 6pm mueve las hojas del otoño elevando las meditaciones de quienes la transitan hasta llegar a Saturno... Me encanta ser nadie de la sociedad y me encanta ser constructor del mundo de quienes más quiero y amo...