domingo, 18 de marzo de 2012

Mochileo al sur - parte 4

Al final de todo, bajar del bus, respirar suciedad e irritar tus ojos con el smog de la capital no alcanza a ser suficiente para amargar todo lo vivido. El conocer a gente tan buena, con tan poco sentido del egoísmo que llega a ser chocante. Ha sido una de las más hermosas experiencias que he vivido... Hans, Don Pedro, Freddy, Sayen, Cony, Mario, Alexis y todas esas personas que aportaron su condimento a esta experiencia, y sobre todo, gracias a Dios y a Paulina, porque nunca me dejaron solo, en ningún instante... Cada uno a su manera.

Humildad ante la vida, humildad ante ti, no contaminarse con el egoísmo y recordar que las personas buenas aún existen... Son muy pocas, quizás demasiado pocas, pero cuando logras dar con ellas, tu vida completa cambia su rumbo...

Ahora sólo me queda suspirar

No hay comentarios: