martes, 13 de enero de 2015

Un año sin mochileo... ¿¡Qué más da!?


Lamentablemente es así, después de 5 años de mochileos consecutivos, llegó el momento de no hacerlo. No por desición propia, sino por cosas del destino... Bueno, les cuento un poco.

Desde que entré a la universidad, cada verano me iba a mochilear a donde me pareciera llamativo y donde las lucas alcanzaran, sin límite de tiempo ni apuro, sólo disfrutando y viviendo nuestra amada naturaleza que tantas bendiciones nos da. Salvo la última vez, todas las anteriores mentía de mi viaje, les decía a mis padres y familiares que nos íbamos con unos amigos/as en bus hasta una parte y que arrendaríamos algo, cosa que nunca fue así, siempre era de tomar una micro hasta la autopista y arriba los pulgares a cualquier destino, lo importante es avanzar, la carpa mi techo y mi espíritu mi energía.

Siempre me ha llenado el corazó mochilear, no puedo olvidar a esa gente que te cruzaste ene l camino y te brindó transporte, techo, cariño, que te atendió en su casa como si fueras uno más de su familia. Creo que el mochilear me hace ver lo mejor de la humanidad, cuando mochileo me entrego a la energía de Dios (o como quiera llamarle, la verdad ese es otro tema ya hablado muuuchas veces jajaja) y que todo sea su voluntad y lo mejor, es que siempre siempre siempre me he llevado las mejores experiencias de toda mi vida, conocido a gente maravillosa, llenado mi espíritu de alegría, respirado los aires más puros, me he bañado en los ríos más hermosos que se pueden ver y he valorado cada pequeño alimento o refugio que he recibido, porque desde la comodidad de la casa uno no se da cuenta de todas las bendiciones que tiene... NO TE DAS CUENTA QUE TIENES UN TECHOOOO!!!??? Amigos! Por el amor de Dios, tener un techo es lo mejor de la vida! Abrir el refrigerador y tener comida, sentarte en un sillón! Tener una ducha y más aún, con agua caliente!!  DORMIR SIN FRÍO Y CÓMODO!! De verdad son pequeñas cosas que cuando te faltan valoras todo, absolutamente todo y sólo digo esto por no seguir enumerando. Pero saben que es lo mejor que he aprendido mochileando, más allá de sobrevivir...? Aprendí que lo mejor para pasar el frío de una noche es abrazar a la persona que amas, que Dios (o whatever xd) creó las frutas para que tú te alimentaras, que el agua es tan noble que cualquier ser vivo se alimenta de ella y ella también es un ser vivo y se une a ti para que seas bendición con ella como ella lo es en ti, que el aire te nutre y te sana!

Ni se imaginan la cantidad de veces que he dado las gracias por una manzana pequeña, un vaso de agua, un abrazo fraterno o una cobija cuando hace frío, le doy las gracias a Dios día a día la vida que me da, porque me hace ser un hombre bendecido y porque si bien este año no podré aventurarme a dejarme fluir por su buena voluntad como lo quisiera, tantos años que lo he hecho quizás este le corresponda a otra persona.

Pensar que comencé a escribir esto para desahogar una tristeza y terminé feliz y agradecido por todo lo que Dios me ha dado, ahora sólo tengo una inmensa sonrisa que simplemente me hace decir... GRACIAS!

Primer mochileo 2009


Segundo mochileo 2010






Tercer mochileo 2012 Valdivia






Copihues!!!

Lo soñé 3 años antes de verlo!!






Andar descalzo siempre añade sensasiones extras

Me da risa esta foto porque era el momento que descubríamos que nos quedamos sin plata estábamos al interior de valdivia jajaja ni siquiera para comer pero yo estaba cagao de la risa pero a Paulina no le parecía gracioso xD



Cuarto mochileo, Uyuni, Machu picchu y norte de Chile





Dos mortales atrás en el salar de Uyuni, el primer ser humano en dar un salto mortal en este salar y el primer en caer otro mortal mal jajaja
























Quinto Mochileo, Saltos del Petrohué, Siete tazas, Calbuco.










SIMPLEMENTE, GRACIAS!!!