lunes, 25 de enero de 2016

Gracias 2015!

A diferencia de los años anteriores, este no escribí en diciembre el resumen de lo que viví, sino lo escribo recién porque es ahora que puedo hacerlo...
De las metas que me propuse para el 2015, no aprendí a tocar guitarra, ni tampoco fui a las torres del paine y mucho menos me fui a vivir solo, sin embargo otras metas salieron superadas con creces y otras incríbles sorpresas salieron al encuentro de mi vida.

Una de mis metas era hacer feliz a mucha gente y esa si que fue muy, per muy sobrepasada, cientos de personas a diario compartieron conmigo, realizando mis clases y siguiéndome porque me valoraron por mi calidad humana, que no hago las cosas porque si solamente, sino porque de verdad tengo una motivación por cambiar este mundo y hacerlo un lugar mejor. Sin lugar a dudas el plan de Dios es tan perfecto que te pone justo ahí, para que realices lo que más te llena y gusta.

Este año que pasó sería muy difícil porque debería estudiar, trabajar, hacer mi práctica profesional y además cumplir con mi familia todo el tiempo que no les dediqué antes por no valorar mi propio tiempo y dedicarme más a otras personas, por lo mismo me enfoqué en no crear ningún tipo de relación amorosa, ya que si ya no tendría tiempo de por sí en estudiar y trabajar, menos cumpliendo con una relación según cómo la entendía en mí pasado, pero el destino quizo otra cosa y ahí, justo cuando la mujer que más me había gustado en mí vida volvía a cruzarse en mi camino y precisamente el día que deserté de alguna vez ganar su corazón, sucedió que el desprenderme me hizo ganar más que aferrarme... Y Valentina cambió su papel de amiga en mí vida y se convirtió en mí pareja, siendo la única mujer que me ha dejado hacer todas mis cosas y acompañarme en mí vida, en vez de pedirme que las deje por vernos, enc onjunto con esto, vuelvo a entrenar, a estudiar y poder realizar todos mis sueños sin ningún cargo de conciencia, sino todo lo contrario, con más alegría y esperanza que nunca.

Este 2015 gané muchas amistades, conseguí a gente valiosa que entró en mi vida y yo en la suya y por sobre todo, apoyo incondicional. Así mismo, también caí enfermo de tanto estrés, no creí que podía ser posible, pero así fue. Luego de eso aprendí a que amar parte por amarse completamente primero, que la energía que pongas en tus actos, tarde o temprano se te devolverá y dependiendo de tus motivaciones será que la recibirás para mejor o peor y me siento completamente bendecido al ver que me ha ido bien en todo, que estuve a punto de tirar la toalla y que cuando la tomé para rendirme, la usé para secarme el sudor y poner más de mí en mis actos.

Al día de hoy me siento muy realizado, creo que ya pasé la fase de reencuentro conmigo mismo, ya voy sabiendo quién soy y qué quiero, quiero cambiar el mundo comenzando desde lo más simple hasta las ideas más grandes, paso a paso, sin detenerse salvo para ayudar y ayudarme.

El día de hoy vuelvo a ser sencillo, vuelvo a saber por qué hago las cosas y ya no me afiato al dinero ni a las cosas que te enseñan que debes tener, si tienes un sueño, conviértelo en objetivo y ve por él, no te quedes pensando "por qué yo no tuve esto o aquello" creo que en la energía cósmica del universo, eres tu mismo quien elige cómo y donde partir esta aventura de la vida para solamente ponerte a prueba y ver que tan lejos puedes llegar cuando comienzas desde cierto lugar.

2015, me diste infinitas alegrías, me presentaste al rodolfo más fuerte que pude haber conocido y más aún, le cruzaste una bella mujer en su camino cuando él no la quería en su vida porque "no estaba en sus planes"... Al final de todo, sólo una fuerte emoción lograría quitar esa idea en el camino y tenía que ser así.

2015, me hiciste conseguir mi primera medalla en taekwondo y para más remate, de primer lugar, me diste un nuevo sobrino, me hiciste viajar al norte y ayudar a gente que había perdido todo con los aluviones, pero que no perdieron nunca la fe, confiando en que personas como yo llegaríamos allí y así fue, porque la energía no es algo que podamos pensar ni racionalizar, es algo que sólo debes sentir, no es ponerle palabras, es seguir el curso de la energía y ver a dónde te lleva, y al final del camino, te das cuenta que no era necesario buscar explicaciones, sino simplemente seguir en su cause que te lleva a mejores lugares. 2015, este año no fui a la carretera a mochilear y dejarme llevar en tu energía que tanto me encanta, pero fuiste muy astuto porque me hiciste estar en esta energía todo el año y darme cuenta que guiarme de la energía no es algo que sea exclusivo de la conexión directa con la naturaleza, sino que es algo de lo que puedes hacer presente todos y cada uno de los días de tu vida.

Finalmente, hace unas semanas atrás me dijeron que tu, 2015, serías o fuiste el año más difícil para los dragones (mi signo del zodiaco chino), sin embargo has sido uno de los mejores años de mí vida, donde todo lo que aprendí se queda en mí corazón.

Buen viaje 2015, un abrazo apasionado ya que gracias a ti, soy un nuevo hombre, más fuerte y feliz que nunca!