miércoles, 16 de junio de 2010

Sequía de palabras


Es verdad mi hermosa, no he escrito en mucho tiempo...
A veces se debe a varias cosas, como pena, meditación, lejanía con la computación o cualquier otra cosa que a uno se le ocurra sinceramente, la verdad es que no hay que tener un argumento muy fuerte para alejarse del internet (hasta el momento), pero lo agradable de este instante de lejanía ha sido la felicidad que mi bella mujer me entrega, el compartir con la gente que quiero (aunque no es lo suficiente) y la ocupación excesiva de mi tiempo, ya que lo que he estado haciendo en estos últimos tres meses no ha sido ocupar mi tiempo, sino que extrujarlo hasta que no libera más!!
Escribir es uno de los dones del ser humano, que bello es aprovechar este don, pero en estos precisos momentos no lo hago porque estoy haciendo todo lo que me encanta, aunque ciertamente me gustaría que mí día durase unas cuantas horas más para dormir bien, pero mientras tanto se soportará esta bendición hasta Julio, para descansar, compartir, meditar y volver a conversar conmigo mismo, con Dios y con la gente, ya que estoy claramente respondiendo a la unidad de tiempo que me tiene sumergido, pero que cierta persona hermosa me hace reencontrarme... y reencontrarla.