martes, 24 de agosto de 2010

Los revolucionarios de siempre


A inicios de año tenía muchas buenas ideas para mejorar la universidad y la carrera y creí que la mejor opción era participar fuera de cualquier organismo y sugerir y crear a la vez, pero por cosas del destino acabé siendo el vicepresidente de la lista ganadora.
Sin pasar mucho tiempo, el acontecer político comenzó a reaccionar y con ello la responsabilidad como miembro del centro de estudiantes es informar y entregar la ingormación de la manera más transparente y fidedigna posible, sin embargo existen muchas otras carreras en las cuales sus dirigentes, tanto políticos como "no políticos" (comillas porque lo que hacen es política sólo que le cambian su nombre para sentirse bien) buscan todo lo contrario, entregar información subjetiva y de fuentes poco razonadas y entregan lo que creen conveniente y como si fuera poco buscan humillar a los demás con críticas baratas ante el pensamiento distinto de otras personas.
Esta clase de personas, así llámesele no-políticas, revolucionarias, anti-algo, rebeldes, etc. No resultan ser más que las mismas marionetas de siempre, personas que motivadas por sus propios ideales y fama buscan insertar su modo de pensar en la sociedad por la fuerza y nada más, no les interesa crear conciencia en la sociedad ni promover a un cambio histórico que embarque la lucha de los ideales, sólo buscan la fama y la concepción de su persona como un ser excluído del sistema que sólo busca destruirlo y "dejarlo pa la cagá", bajo un argumento pobre, poco elaborado, sin mecanismos de sustentación más que alma y corazón puestos de manera tan idílica que hasta para un niño de 5 años llega a comprender que eso es fantasía propia de una madurez atrofiada, que olvida que el ser humano y la energía terrestre gira en torno a la armonía de todos sus miembros, y que si uno falla el propio organismo debe corregirlo y no así destruirlo.
Estos típicos revolucionarios no son más que los personajes más adheridos al sistema, que bajo el pretexto de querer "destruirlo" buscan hacer exactamente lo mismo que el sistema, por ejemplo: -El sistema busca imponer su modo de actuar sin considerar a la población.
- El "revolucionario" busca destruir el sistema y que la sociedad asuma el nuevo orden.
-Los que dominan el sistema se juntan entre ellos para darse la razón los unos a los otros y asi comprender que "tienen la razón".
- Los "revolucionarios" se juntan con sus propios congéneres para criticar al sistema y darse cuenta que ellos "son los únicos que tienen la razón" y los demás están todos manipulados.
Es decir, la misma cuestión pero con otras palabras.
Creo que la manera de causar revolución es hacer reaccionar a la sociedad que no somos parte de un sistema neoliberal-individualista, sino que más allá de todas nuestras diferencias somos parte de un mismo organismo y si realmente deseamos un bien mayor debemos unirnos y darnos cuenta que el sistema al cual tantos temen y se aquejan y congojan de lo que es capaz de producir esta máquina no es más que el pensamiento de unos pocos seres asquerosos que creen tener la razón en todo y que en cierto punto sus "antagonistas" se les unen cuando creen que han alcanzado la "madurez".
Al final de cuentas, estos seres no buscan crear conciencia ni la revolución del siglo, son hijos de la tecnología y la vida cotidiana que buscan resultados inmediatos sin la capacidad de elaborar un plan que cree una gran revolución que marque un hito histórico en el mundo y que las futuras generaciones puedan estudiar los sucesos pasados y decir "no entiendo como eran capaces de vivir así antes de la revolución..." Sólo piensan igual que el antiguo monarca Luis XVI el cual proponía el lema "todo para el pueblo, pero sin el pueblo" y como cayó es parte de la historia.
Ahora debes proponerte lo siguiente:
¿Voy a ser un revolucionario de verdad o uno de los de siempre?
La desición está en tus manos

lunes, 2 de agosto de 2010

Ahogándose en la propia mierda...

Cuando un grito de impotencia es el que llena tu garganta al ver que te están destruyendo y a nadie le importa, al ver que todos se están destruyendo y realmente les vale madre sus actos, es cuando tienes dos conclusiones rápidas en tu cabeza, nos destruimos todos en un mundo de mierda o por un motivo A, B o C se produce un gran cambio que genera la salvación, posiblemente por el sacrificio de muchos...
Año a año, miles o millones de personas mueren por los constantes y devastadores efectos reactivos de nuestro planeta, en un principio era efecto del clima, altas y bajas temperaturas, luego fueron los huracanes y aluviones, luego los terremotos, maremotos, erupciones volcánicas y últimamente los extraños orificios que aparecen en la tierra, y aunque muchos consideren erróneo lo que postularé, TODO se debe a nuestros propios actos. Porque en un cierto punto de la historia, un determinado grupo de humanos en desarrollo se desligó o olvidó que no es un ente dominante en este planeta, sino que es un organismo más dentro de este entorno, y no sólo dentro del planeta, sino que en todo el universo, porque debemos tener siempre en consiencia que uno de los postulados más antiguos, el del Kybalion, nos decía "como es arriba es abajo" y si eso no basta para convencer y darnos una pausa para lograr digerir todo lo que nos propone, basta sólo con comprender que cada uno de nosotros no somos parte de una especie, sino somos un complejo universo que se compone de millones y millones de procesos tanto en nuestros niveles psicológicos como fisiológicos, y dependiendo de las resultantes que se produzcan de la suma de ambas -considerando que el todo es más que la suma de las partes- es como elaboramos una respuesta para con el entorno que se compone en otros millones de millones de procesos, por lo que resulta prácticamente absurdo que siendo cada uno parte y el mismo universo, nos dediquemos simplemente a destruirnos.
No basta con esto, pero el 80% de los recursos del planeta son utilizados por el 20% de la población y vemos la notoria desigualdad y mal repartición de los recursos, por lo que basta con usar un poco de nuestro raciocinio para dar cuenta que existen personas que consumen, compran y derrochan todos los bienes sin ningún cargo de conciencia, y este 60% de la población restante es la que se subdivide en un pequeño porcentaje que está evocada al cuidado de nosotros mismos (para otros "nosotros mismos" lo entienden como "el ambiente"), pero la gran mayoría no le importa dejar el computador encendido todo el día, utilizar bolsas plásticas, botar botellas a la basura, dejar la llave corriendo, entre muchas otras.
Si hablamos de un momento determinado para abrir los ojos, ese momento ya pasó, y si ahora logras tener un poco de conciencia, es el momento que la uses para hablar y/o convencer al resto para que tome acción activa para cuidar este planeta, nuestro hogar. Ya que no siempre vemos esto ya que nuestra vida se encuentra medianamente tranquila, basta con que busques un simple video, una imagen o un relato de personas que vivan en Haití, India, Lesotho, Pakistán o varios otros países de Latinoamérica, África, Oriente y Medio oriente, y así también en tu (nuestro) propio país, en los cuales ya hay personas viviendo su popio apocalipsis como parte de su vida cotidiana...
Si no entiendes el dolor con que escribo estas palabras, entonces aunque sea dígnate por ver un intento de concientización que está en youtube de manera gratuita para que el mundo recapacite.

"El momento de abrir los ojos ya pasó, si ahora logras tener un poco de conciencia, es el momento que la uses..."

Busca en youtube el documental en busca de la concientización por el siguiente nombre: HOME (ES)