sábado, 24 de octubre de 2009

Un farol apagado

Ignacio vivía en el pasaje de al lado, aunke pocos sabían ke se llamaba así, la mayoría lo conocía por "pirincho".
Jugabamos juntos cuando niños, recuerdo ke si bien su casa era como la de cualkiera de la villa, él siempre tenía ropa linda y los juguetes de la tele... ¿cómo olvidar cuando todos andabamoc con una pistola de agua de $300 y él salía ocn su bazooka de agua ke con 1 sólo tiro kedabamos todos empapados? jajaja, tiempos geniales.
Nos llevábamos tan bien, que me invitaba a comer a su casa, recuerdo ke allí fué la primera vez ke comí arroz con choritos y luego pasamos toda la tarde jugando con figuritas y super nintendo, la última novedad en juegos. Mis padres se sentían felices de ke jugara con él, pero así mismo demostraban una cierta desconfianza con su padre, ke a esa edad era imposible de comprender. De un día para otro, el pirincho junto a su madre y abuela se fueron de la casa y kedó viviendo solo su padre. Así pasaron 3 años y para cuando volvieron ya era difícil recuperar esa confianza ke existió, pero siempre nos saludabamos aunke estuvieramos con nuestros nuevos amigos.
El barrio de mi casa era muy seguro, ya ke siempre había una patrulla estacionada los viernes y domingos en frente de la casa del pirincho, y así fue cerca de año y medio, para cuando una noche se escuchó una intensa balacera entre detectives y policias, más el padre de Ignacio. Esa madrugada, se llevaron detenido a su padre y a policias corruptos ke participaban en narcotráfico. Desde ese día, la casa del pirincho se comenzó a sustentar en la venta de papas fritas y el barrio no volvió a tener una balacera de akellas en esa eskina... Sin embargo, con el paso de los años,su padre cumplió condena pero sin tutela de su hijo ni vivir en su casa, no obstante Ignacio comenzó a verse cada vez menos, sólo se le notaba con ropa de marca y lo último en ekipos de música, CD's, ropa y uno ke otro auto con increíbles ekipos de audio, hasta ke un día ya no se le vió más... creí ke seguramente se había mudado de nuevo, pero nada de eso.
Pasaron así varios años, y no se volvió a ver a Ignacio por ningún lugar, sólo su casa trankila, casi sin movimientos y el farol roto de su pasaje ke ya no ilumina más... Las noticias vuelan, Ignacio fue a caer a la cárcel y en una riña interna fue dado de muerte.

Por la hermosa infancia ke en akellos días de inocencia y libertad tuvimos, espero ke regreses a este mundo y ke puedas tener una vida hermosa, en la cual no conocscas la depravación ke este mundo te hizo caer...
Descanza en Paz, amigo

No hay comentarios: