martes, 7 de diciembre de 2010

Un agradable rocío

Cuando se tiende a bajar el ánimo, si tienes personas que te quieren cerca la lluvia de consejos es inmensa, pero tengas muchos amigos, familia, lo que sea, no siempre esas palabras van a tu corazón... Sobre todo cuando eres un orgulloso de mierda que no le gusta mostrar sus sentimientos más intimos, pero eso no es lo principal que quiero tocar, lo que quiero mencionar es cuando pareciera que es casi parte de la energía divina del universo que envia a esa persona que te dice algo que llega como saeta a tu corazón y te deja perdido en su mirada pensando "¿de dónde sacó eso?" -quizás no todos piensen eso, pero siempre le estoy buscando significado a las cosas- y no te quedan palabras más que un espasmo de la garganta que dice "gracias".
No conmemoro a nada ni a nadie en especial, sólo ver un poco de esa bella parte de la vida que te pone a quien sea para volver a ponerse en pie y continuar el camino, y que bello aún más lo es cuando de lo vivido se ha aprendido y con ello enseñado a alguien que lo ha buscado.

No dice nada que no sepas, pero si dice lo que no siempre recuerdas

1 comentario:

Chimus dijo...

me ha pasado, en la calle, y con desconocidos :)