sábado, 24 de septiembre de 2011

Crónica de un black-out


(En primera persona)
Con Paulina teníamos dos planes, ibamos a ir a Puente Alto a juntarnos con unos amigos o ibamos a ir al cine, pero por coincidencia, destino o designio divino, no fuimos a ninguno. Cuando de pronto, el voltaje comenzó a bajar drásticamente al punto de cuando nos dimos cuenta que estaba bajando, la energía electrica se cortó. Como Paulina había dejado a su madre sola en casa, la llamó de inmediato y alcanzó a cruzar un par de palabras para cuando las líneas se saturaron, entonces me subí al techo de mi casa a ver hasta dónde llegaba el corte energético y más allá de ver las luces de emergencia de mall, no se lograban ver más luminosidad en ninguna de las manzanas, poblaciones, villas ni comunas aledañas. A los minutos después fuimos a dejar a Paulina a su casa en auto para acompañar a su madre que estaba sola, y veiamos como toda la gente estaba afuera tratando de darse un argumento razonable para encontrar algún sentido a lo que sucedía. Volvimos a la casa y en la radio mencionaban que el corte de energía abarcaba desde linares hasta coquimbo, es decir, parte de las zonas más pobladas del país.
Luego conversabamos y recordaba que durante el día me había llamado la atención que el cielo estaba bastante extraño, como si hubiesen recortado las nubes con una línea recta perfecta, lo que me hizo recordar las luces que se vieron cuando ocurrió el terremoto del 27/02/2010 que ya cosas de este estilo parecen ser fenómenos cada vez más comunes, pero que no se puede dejar de descartar la mano humana involucrada adrede en todo esto. Luego, cuando ya nos habías acostumbrado a disfrutar la luz de las velas y de juntar agua a punta de esfuerzo, ya que toda la gente estaba en el mismo procedimiento, por lo que el agua que salía de las cañerías era mínima, logramos juntar una buena suma cuando la luz volvió, no en toda la capital, pero si en una parte considerable, pero a esta hora (son las 23:00 y el apagón inició a las 20:30) aún hay comunas sin electricidad. Sólo espero que esto haya sido un accidente o mera conincidencia, y no sea obra del humano probando un nuevo tipo de armas o algo por el estilo, que ya es parte del inconsciente colectivo.

No hay comentarios: