sábado, 31 de diciembre de 2011

Recuento 2011

Son pocas las cosas que se pueden sacar al limpio cuando tu entorno hogareño se mueve de un lado a otro alistándose para salir a dónde pasaremos el año nuevo, aunque tocaré lo más meritorio.
Este año lo comenzamos cuatro personas en mi hogar, en donde ahora sólo vivimos tres.
Con la pauly relicé el mochileo más osado al norte llevando conmigo sólo $5000 jajaja, aunque llevamos cosas para vender, lo que me encanta del mochileo es todo esos lugares que conoces y la gente que Dios, la energía, el universo o lo que sea, pone en tu camino. Ya que conocer el valle del elqui y acampar en un lugar tan cuico sin lugar a dudas no era el plan, pero todo resultó de una forma tan fluida, que ahí mismo logramos vender todo y recorrer la 3ª y 4ª región.
Empezó el año universitario, me fué excelente los primeros 3 meses, hasta que nos fuimos a paro hasta noviembre. Aunque debo admitir que como vicepresidente de la carrera, me aburrí de leer documentos y nadie se interesara, asistir a reuniones de más de 5 horas en la cuales se avanzaba poco y se debatían temas repetitivos, citar a asambleas sin asistencia e incentivar a realizar actividades de las cuales nadie se quería hacer partícipe... ¡Ni siquiera de criticarlas! Por lo que no pasó mucho tiempo para que mandara todo a la chucha y desligarme sin avisarle a nadie. Cosa que a los meses después repercutió en que varios "revolucionarios" criticaran por la espalda e hicieran comentarios desagradables, pero la verdad es que cuando hay harto rencor y poca inteligencia, es raro que los comentario te afecten si sabes lo que hiciste y nadie le importó realmente, por lo que actué a mi modo, fui a la marchas alejado del entorno al que debía estarlo, asistí a las actividades que quice sin contarle a nadie, simplemente quice ser un incógnito en la causa, ese elemento fundamental en el acto, pero que nadie le da el crédito... y me gustó.
Fue un año de poco entrenamiento, si bien volví a Taekwondo, no fué por mucho al esguinzarme el tobillo 2 veces grado uno y finalmente un esguince grado 2 termino por dejarme sin parkour, corridas ni artes marciales por prácticamente todo el año. Esperé que mis amigos de entrenamiento me vinieran a ver, o por lo menos que me preguntaran como estaba, pero creo que esperé más de la cuenta.
Trabajé de garzón en distintos eventos, dándoles la gracia de ser señores feudales a mucha gente que les encanta que les sirvan y retiren el plato de la mesa, aunque donde mejor lo pasé fueron en aquellos eventos en los cuales huevié caleta con el pancho o aquellos que atendí a gente que te miraba de igual a igual, comprendiendo que eres un humano más. Tomé el SIMCE en un colegio con niños en riesgo social y me di cuenta que ese "riesgo" que califican los estudios no es más que la indiferencia y falta de atención que brindan los padres, los profesores, el sistema, la sociedad o como quieran llamarlo, y comprobé que estando en uno de los colegios más peligrosos de la comuna, inteligencia y amor son la clave para todo. También trabajé de niñero con la Pauly, en donde aprendí a no sólo recrear a niños, sino también a hacerlos estudiar y creo que "tengo pasta" jajaja, además de hacer flores de origami y financiar todas esas mil cosas que le gusta hacer. También trabajé disfrazado de ardilla de chocolates, en donde la plata era buena pero la pega era de perro, si bien el rato era poco, el calor de estar octubre y noviembre encerrado adentro de un peluche gigante y corriendo con los niños casi sin visibilidad te lo encargo. Y un día trabajé de bodeguero, guardando más de 3000 cajas de alcancias de Nescafé de la Teletón, y ese fué mi aporte a la fundación jejeje.
Aprendí a controlar más mi angustia con meditación y ejercicio en casa (ya que no podía salir con el tobillo como estaba), y también a comprender las lágrimas espontáneas, que no porque yo no sea lloron implique que el resto no pueda serlo... Si, lo aprendí =)
También aprendí a demostrar más mis emociones, aunque creo que irá con el paso de los años en progreso ya que me falta mucho.
Fuí y aprendí a surfear... Y ES LA RAJA!!!!
Gracias al apoyo de tod@s es@s que te quieren y aman fuí a Argentina, conocí a gente increíble y me di cuenta que la hospitalidad y el calor humano no tiene barreras geográficas, ni religión, ni políticas ni mucho menos banderas.
Conocí la nieve =)
Aprendí que la Testosterona es para ver crecer los músculos y sentir esas ganas fogozas de hacer cosas ricas, y no para descargar la ira...
Cumplí mi meta 2011 que era comprarme la batería, ya que el trabajo da dinero y el ahorro sus frutos.
Conocí al fruto del amor llamado Dante
Comprendí que el karma no es algo que se pague en la otra vida, necesariamente.
Aprendí que muchas veces, el sacrificio de alejarse de quienes creías ser tus cercanos es un paso difícil en su momento, pero si estas siguiendo a tu corazón sólo trae bendiciones.
Soy masajista capacitado ;D
Y finalmente me doy cuenta que soy un espíritu viejo, que se da cuenta de cosas que a su edad terrenal actual no debería porqué hacerlo... Quizás esas tardes mirando el cielo, o aquellas escuchando la brisa que choca en los árboles, esos minutos mirando al sol directamente, esas noches mirando la luna o esas tardes mirándote a los ojos sean im aliemnto más completo, lo que me rejuvenece y lo que me llena, la gente sincera que prefiere verte feliz que verte a su lado y que las bendiciones llegan cuando tienen que llegar, y si sigues a tu corazón lo hacen más fuerte y más rápido.

Feliz 2012 a TOD@S, recuerden que el mundo no se acaba, esas son weás!

No hay comentarios: