lunes, 23 de julio de 2012

La reflexo-gripe

El jueves pasado salí de vacaciones de invierno de la universidad, el viernes desperté enfermo y cuando me levanté de mi cama al baño -que no son más de 4 pasos- mi vista se nubló y perdí el conocimiento, mis padres asustados me fueron a ver y yo sólo los podía escuchar ya que mis ojos no respondían ni siquiera al tenerlos abiertos, me llevaron a mi pieza y ahí vomité. Me llevaron a urgencia ya que no había ninguna hora médica por el periodo invernal y la contaminación y me dijeron que tenía gripe, que el virus estaba más fuerte que antes por la alta contaminación de la capital y que la cepa había tomado resistencia y que lo único que se puede hacer es esperar a que pase. No quedé muy contento con el resultado, me inyectaron un anti inflamatorio y me iba de la atención en menos de 20 minutos, para cuando me daban el alta me desmayé en el pasillo, me tomaron la presión y marcaba 78/33, considerándose que en una persona normal tiene que ser alrededor de 120/80, era demasiado baja. Me mantuve así los siguientes tres días, pero en una meditación me reencontré con ese algo que siempre he tenido la duda de qué se trata, que sólo sé que existe, y me decidí a sanarme, me puse de pié y con mareos y todo me dediqué a dejar atrás a esta enfermedad, considerándo que el día que lo decidí también desperté con desmayo de forma similar al día 1; Pero lo que más me hizo extrañar el estar ahí acostado es el poder salir, el ser libre de buscar nuevos aires, el saltar, correr, reir, escalar, trepar. Todas esas cosas que estoy acostumbrado a hacer, inclusive me llamó una tía abuela y me dijo que un secreto de campo era comer Natre, y recordé cuando con mis amigos subiamos al cerro a acerlo sólo por juego, a disfrutar su amargo sabor empalagoso por más de 2 horas en tu boca y cómo aquellos inviernos jamás nos enfermamos, o que antes salíamos de vacaciones y por la costumbre de levantarnos temprano nos juntabamos a las 9am a saltar, correr o saltar rejas, pero ahora no, a lo mejor si no me hubiese enfermado hubiese dormido hasta tarde, me hubiese quedado horas en el computador haciendo nada o en mi pieza escuchando las mismas discografías que el año pasado. Creo que lo bueno de enfermarse es que estas tanto tiempo en el mismo lugar que te obliga a pensar cosas que realmente valen la pena, aunque lo que más me dolió no fué la enfermedad, sino que fué para el cumpleaños de mi madre, que se la pasó cuidandome las 24 hrs.Cuando yo me comporto como un idiota por nada tantas veces... Sentí varias veces ganas de llorar, ganas de pedir perdón, ganas de recultivar amistades, ganas de salir de este sistema e irme a cultivar arrozales a China, ahí donde la gente vive en cuevas, a fugarme con mi polola a hacer sueños realidad en vez de proyectar todo, a vivir por mi vida y no por la vida de otros que se adueñaron del sistema.
Hasta el momento la autorrecuperación me está dando resultados asombrosos, espero poder seguir así como para, por lo menos, hacer dos de estas metas realidad de una vez por todas.

nota: Un recuerdo del natre cuando subiamos con mis amigos... jejeje http://www.youtube.com/watch?v=Hj9D0_fUsHQ

No hay comentarios: