domingo, 6 de septiembre de 2009

Deficiencia Mental... Deficiencia?

Hoy fui a un hogar donde cuidan a niños con deficiencia mental. Mi primera impresión fue algo impactante, no sabía cómo acercarme; los niños gritaban, se movían como desesperadamente en sus sillas de ruedas, babiaban y no podían responder con eficacia a un estímulo de sonido o imagen.
Siendo que fui como voluntario, mi primera misión fue darle de comer a uno. Era increíble el esfuerzo que realizaba aquel niño con el simple hecho de deglutir, pero así mismo, la alegría inconfundible y una sonrisa sincera al hablarle y darle de comer. Luego, jugué con varios, con globos y palabras para finalmente, ir a un salón donde les celebrabamos el cumpleaños a todos. La mayoría de los niños resultaban ser personas de 40 a 50 y tantos años, y era increíble cómo eran felices con algo tan simple como hacerles malabares o ponerte un nariz de payaso, o más aún, con el simple hecho de prestarles atención a lo que te decían... sacar un globo, jugar con el, bailar un rato, darles un vaso de leche o bebida... Los más pequeños disfrutaban bailando y aún más cuando los levantabas...
Al final de cuentas, es maravilloso e impactante no el hecho de tener ciertas patologías en el cerebro, sino el gran espíritu y alegría por vivir, el ser feliz con hechos tan simples, el deseo de lucha y supervivencia a pesar que socialmente te ven como un ser que "no se vale por sí mismo", pero en realidad es más capaz de valerse que cualquiera de nosotros, que muchas veces, por la búsqueda de una felicidad desbordante caemos inmersos en el alcohol o alguna droga para desvincularnos del mundo. Pero ellos no, ellos no se desvinculan apra ser felices, sino todo lo contrario... y que no es eso lo que nos debería pasar a nosotros? Que acaso no deberiamos ser felices por el simple hecho de tenernos los unos a los otros, de poder conversar, reirnos, mirarnos a los ojos y saber que estás causando alguna reacción en el otro? Pues es eso lo que sentí yo hoy, y debo admitir que he crecido mucho hoy, y que de deficiencia mental, ellos no tienen nada comparado a nosotros mismos como sociedad.

1 comentario:

Anónimo dijo...

es maravilloso lo que te regalan... me paso algo parecido la 1º vez que fui a un hogar... creo que iba tan mentalizada a que yo los ayudaria,q yo los haria salir de su rutina, que mi sorpresa fue aun mayor al tomar conciencia que eran ellos los que me sacaban sonrisas...
tenia más ganas de ir, para la proxima me avisas no más y si es necesario me arranco xD

un beso

Paulina