sábado, 18 de mayo de 2013

Y el sur vino a mí

Feliz, muy feliz.
Después de la fuerte lluvia de anoche, hoy amanece con un viento fuerte y un sol intenso que resplandece entre las nubes blancas y negras, las calles secas con tierra pegada y pozas en las orillas, la tierra blanda, caminar contigo lentamente mientras siento el olor a leña quemada en mi ropa por haber estado al lado de las brasas para evitar el frío de la noche anterior... No me gusta oler a humo, pero la sumatoria de las cosas me hizo revivir viajes y mochileos al sur. Nostalgia, muy poca ¿Alegría? Muchísima, porque siempre que voy al sur vivo estas situaciones, pero ahora mucho mejor, porque el sur vino a mí.

1 comentario:

···le_fou··· dijo...

Porque el olor a tierra mojada y el viento frio en la cara me lleva directo a Cucao, y la sonrisa se esboza casi sin notarlo...